Sed insaciable de aventura.
Mike Horn en la nueva Clase G.

Los deportistas extremos como Mike Horn buscan siempre nuevos retos, ya sea cruzar nadando el Amazonas en la selva sudamericana, escalar en la cordillera del Himalaya sin máscara de oxígeno o emprender una expedición de 20.000 kilómetros a lo largo del círculo polar, ningún desafío deportivo le parece excesivo a este sudafricano.

Para sus aventuras, el explorador de nuevos mundos confía en la Clase G de Mercedes-Benz. Su concepción robusta, casi indestructible, y su depurada técnica lo convierten en un socio fiable, incluso en los terrenos de difícil acceso.

«Lo imposible sólo existe hasta que alguien lo hace posible».
El mejor terreno es la tierra virgen.

Hay personas que no han nacido para pasar los días en casa. Mike Horn es uno de ellos. En su opinión, ningún camino es demasiado largo, ninguna carretera demasiado pedregosa, ninguna montaña demasiado alta o escarpada para proponerse una nueva aventura.

La Clase G es su compañero inseparable. Porque una cosa es segura: sea cual sea su próximo reto, la dificultad no hace más que aumentar su atractivo.

Uso de cookies

Daimler utiliza cookies para poder configurar de forma ideal y optimizar continuamente la página web. Si continúa haciendo uso de esta página web, declara usted su conformidad con el uso de cookies.

Encontrará más información en la sección de información sobre cookies.